La cancelación de una hipoteca consiste en acreditar en el Registro Publico de la Propiedad, mediante una escritura, que el préstamo está finiquitado y ha quedado libre de gravamen. Para ello debes de cumplir con los requisitos que cada institución de crédito o bancaria te solicite